Consejos para cargar las pilas en este primavera

¡Es oficialmente primavera! La recompensa por el esfuerzo realizado durante este invierno… ¡y qué invierno! Ahora es el momento de dejar los viejos hábitos y darle más importancia a tu salud. Es hora de eliminar toxinas, fortalecer la mente y el sistema inmunitario.

Te dejamos 3 consejos para ayudarte a sentirte mejor esta primavera:

1- Desintoxicar

Para dar la bienvenida a la primavera hay que empezar desde dentro. Evite los alimentos procesados, ricos en azúcares y grasas proinflamatorias. Una dieta equilibrada rica en frutas y verduras, ayuda a reducir la presión en el hígado y mejorar el tránsito intestinal. Para esta tarea, la naturaleza proporciona una valiosa ayuda a través de plantas medicinales. Por ejemplo, aquí puedes encontrar una combinación de 3 probióticos (psilio konjac e inulina), Lactobacillus acidophilus (considerado un probiótico por sus propiedades benéficas para la flora intestinal) y 8 extractos de plantas medicinales con propiedades antioxidantes, carminativas, antiinflamatorias, hepatoprotectoras y gastroprotectoras.

2- Nutre tu mente

  • Consuma más pescado: el pescado, naturalmente rico en ácidos grasos esenciales omega 3, debería formar parte de nuestra dieta. De los ácidos omega-3, destacamos los ácidos eicosapentaenoico (EPA) y docosahexaenoico (DHA), que participan en las vías metabólicas que tienen como producto final prostaglandinas con actividad antiinflamatoria y que actúan en la protección de las células nerviosas frente al estrés oxidativo.
  • Tomar el sol: La vitamina D, más precisamente la vitamina D3 o colecalciferol, se sintetiza en la piel en respuesta a la exposición a la radiación solar ultravioleta B (UVB). Además de ser fundamental para la fijación del calcio en el organismo, también participa en la regulación de la conversión del triptófano (un aminoácido esencial) en serotonina. La serotonina, conocida como la hormona de la felicidad, es un neurotransmisor clave en la regulación de los procesos conductuales y neuropsicológicos.

Para ayudar con esta tarea, la suplementación combinada de Omega-3, vitaminas D3 y K3 puede ser de gran ayuda.

3- Fortalece el sistema inmunológico.

  • Hacer ejercicio físico: El ejercicio físico regular es fundamental para un sistema inmunológico sano, ya que actúa como un antiinflamatorio natural. Esto no significa que tengas que correr un maratón todos los días, pero hacer ejercicio con regularidad (unos 30 minutos, 5 veces a la semana) te ayudará a fortalecer tus defensas naturales.
  • Vitamina C y zinc: La combinación de vitamina C y zinc es un excelente aliado para nuestras defensas naturales. La vitamina C actúa en un primer nivel de defensas, participando en diversas reacciones bioquímicas y actuando como un poderoso antioxidante, fundamental en la protección de las células inmunes frente al daño oxidativo. El zinc actúa en un segundo nivel de defensa más sofisticado, que involucra células específicas (células T, B y NK) que reconocen el tipo específico de amenaza. Dependiendo de nuestro estilo de vida, a menudo es difícil obtener un nivel satisfactorio y variado de vitaminas y minerales simplemente a través de la comida. En estos casos, podemos recurrir a la ayuda de suplementos vitamínicos que combinen una alta dosis de vitamina C y zinc, preferiblemente como picolinato de zinc, que tiene una mayor tasa de absorción por parte del organismo.
  • Dormir bien. Uno de los secretos para una vida sana es dormir bien por la noche. Durante el sueño, el cuerpo realiza las principales funciones restauradoras del cuerpo, como la reparación de tejidos, el crecimiento muscular y la síntesis de proteínas. Durante este tiempo, es posible reponer energías y regular el metabolismo, factores esenciales para mantener sano el cuerpo y la mente y prevenir la aparición de enfermedades crónicas. Dormir también es importante para regular el apetito, ya que regula las hormonas relacionadas con el estrés (cortisol), lo que ayuda a controlar el peso y los niveles de glucosa en sangre. Un recurso ampliamente utilizado por las personas con problemas para dormir son las drogas psicoactivas basadas en benzodiazepinas, conocidas por ser adictivas. Una alternativa que evita los efectos secundarios de las benzodiacepinas son los somníferos naturales, que combinan la acción de la melatonina y extractos de plantas medicinales con propiedades calmantes, sedantes y relajantes musculares.

 Encuentre más artículos sobre salud, bienestar y suplementación en nuestro blog.

.